Busque un manual
técnico ahora

Otros articulos

Quiero y no puedo *

Sí, quiero y no puedo, quiero mantener ejerciendo mi profesión, esta que me ha dado todo lo que tengo pero cada día me es mas complicado resolver determinadas situaciones, cada día son más los problemas sobre mi banco de trabajo y por consiguiente las relaciones con mis clientes proporcionalmente se deterioran.

Esta es una situación desgraciadamente bastante típica dentro de nuestro sector, inconscientemente nos apoltronamos de forma desafiante ante la galopante tecnología desarrollada por las grandes multinacionales, sí, esa que o te adaptas o te adapta de forma contundente, desplazándote hacia actividades no excesivamente tecnificadas convirtiéndonos en recepcionistas de producto para su posterior desplazamiento hacia los servicios oficiales, instalador de material vario o incluso sugiriéndonos de forma fulminante cambiar hacia otras actividades, un porcentaje representativo de nuestros asociados pueden dar fe de ello, también es cierto que la gran mayoría de nuestro colectivo demuestran una tenacidad, fuerza de voluntad y adaptación muy digna.

Los que integramos esta profesión pese a las sistemáticas selecciones naturales creo que nunca nos hemos dado cuenta que es una actividad totalmente elitista, solamente sobreviven los mejores, aquellos que con su esfuerzo diario no solamente son capaces de solucionar la mayoría de problemas, además son perseverantes ante el análisis y estudio de las nuevas circuiterias y los sistemas para afrontar su problemática con un mínimo de garantías, nuestro sector se ha caracterizado por formulas básicamente autodidacta, quizás motivado por la sistemática intervención de averías repetitivas, ello ha comportado vicios de ignorar el análisis de las circuiterias.

Nuestra verdadera inquietud debe ser el reciclaje sistemático, para adquirir la suficiente experiencia de producto y posteriormente reducir los tiempos de intervención, simplemente conseguir hacer que nuestra actividad sea más rentable y satisfactoria, la colaboración y el intercambio mutuo de tecnología debe ser un objetivo prioritario, además hoy por hoy es totalmente gratuita, solo cabe un poco de voluntad, paciencia y un poco de gracia manejando los buscadores de INTERNET, el resto se basa en tener inquietud y ganas de aprender, además nunca es tarde. Para facilitaros una muestra de ello os aconsejo que visitéis la dirección:

http://www.pasc.panasonic.com/olt/oltwelcome.html

La digitalización total de las circuiterías electrónicas y la escasa adaptabilidad hacia estas tecnologías, fundamentalmente por parte de nuestros técnicos veteranos, hace que estos caigan en el desánimo y la natural perdida de su ilusión por esta bonita actividad, un porcentaje importante de ellos entienden como un problema añadido lo que puedan pensar sus colegas cuando estos pueden ser vistos en cursos de reciclaje después de más de 30 años de actividad, es una conclusión que la mayoría de ellos nunca aceptarán, pero seguro que de forma callada se identifican con estos argumentos, las estadísticas globales de los cursos impartidos en nuestra asociación demuestran de forma contundente estos argumentos. La prepotencia de estas situaciones habitualmente caen a medio plazo en el ridículo más espantoso. Las conclusiones a las que se llega con referencia a estos tipos de situaciones es el de un profundo y serio análisis individual de cada una de nuestra realidad profesional.

El apoyo logístico proporcionado por el esfuerzo de todo un colectivo es de vital importancia, no cabe la opción de pensar que de forma individual somos más listos y más resolutivos que nuestros inmediatos competidores, cada uno de nosotros debe de ser un engranaje fundamental del mecanismo que mueve la difícil tarea de nuestra profesión, prueba de ello es toda la experiencia acumulada en nuestro sistema de comunicaciones por las más de 250 empresas que son usuarios del mismo, y que a partir de ahora está disponible en INTERNET para todos aquellos profesionales abiertos a colaborar con el mismo, el aislamiento termina habitualmente en posteriores lamentaciones.

Por cierto y hablando de lamentaciones sabida es la muy preocupante crisis dentro del sector de los servicios oficiales desde hace ya algunos años, su malestar es manifiesto, pero roza ya la indignación por parte de todos los profesionales de este sector con los que últimamente intercambio impresiones con relación hacia sus propias multinacionales, verdad son los precios mas baratos de las gamas económicas de producto y más caros los de alta gama, sin embargo los precios de garantía se mantienen, pese a la muy alta tecnología de estos productos que desde el punto de vista de su reparación precisa de un esfuerzo y una problemática considerable y desde el punto de vista del fabricante es todo lo contrario, la automatización, robotización y alta integración de sus productos hace que los beneficios de estos últimos sean cada día más importantes, pero claro quien no llora no mama, sistematicamente venden el fantasma de la crisis del sector, "esto es lo que hay", posteriormente a los cortos periodos de garantía (de 2 a 3 años) tendrás un parque de producto que reparar considerable, etc, etc, etc, estos son los argumentos más innovadores por parte de los jefes de servicio y que en función de los resultados obtenidos cada año se colocan una medalla por lo bien que les sale la jugada.

Santiago Aldeguer Roca