Busque un manual
técnico ahora

Otros articulos

Stop sector alerta *

Las confidencias entre los profesionales con las que me estoy encontrando últimamente son tan dispares que aunque no es que me lleven a excesivas sorpresas son realmente representativas del mal estar general dentro de nuestro sector.

Es realmente demencial el comprobar que profesionales con un bagaje de más de 30 años de actividad en nuestro sector estén cayendo en el desanimo sistemático motivado por la inseguridad de la problemática diaria del sector y directamente relacionado por la impotencia de su inoperancia sistemática, su objetivo hoy por hoy es llegar a la jubilación lo antes posible, han renunciado a la clara vocación que en su día les condujo a esta actividad y que como todas las demás han evolucionado, voy a ser un poco más claro, ninguno de ellos se plantea que los tiempos cambian y se apoltronan en el pasado, las cosas ya no son como antes, el verdadero problema es que hoy ninguno de ellos asume el seguir plantando cara a las nuevas tecnologías, las cuales precisan de un esfuerzo y reciclaje sistemático totalmente constante e imprescindible, en cualquier reunión de profesionales suele empezar con el desanimo sistemático, sigue con la búsqueda de culpables y termina con las típicas batallitas del pasado explicando las virguerias que se realizaban cuando se podía realizar un alto índice de reparaciones en domicilio con los chasis K-11, K-12 etc, etc, y encima se ganaban la vida de una forma muy lucrativa, el problema real es de simple comparación, hoy ya no es así.

Creo que el concepto general de actuación en nuestras empresas es desafortunado, debemos de aprender y mucho de otros colectivos verdaderamente organizados, por ejemplo no conozco ningún médico que su forma de actuación sea la de ejercer como médico de consulta general, especialista en todas las ramas, cirujano, etc., no debemos caer en la vanidad de reparar "todo" y de todas las marcas, nuestras intervenciones se deben limitar a reparar el 70-80% de las averías típicas no conflictivas y que no supongan largos días de trabajo en determinados aparatos, produciendo verdaderos enfrentamientos con nuestros clientes, desajustes económicos e incluso suponga estado de ansiedad en nuestro estado anímico, el resto debe direccionarse hacia los profesionales especialistas de las marcas correspondientes.

También existe un claro grupo con vocación de convertirse el simples recepcionistas de producto y desviarlo hacia los servicios oficiales de forma sistemática, aceptando los altos costes que comporta, reduciendo el beneficio, y asumiendo la problemática posterior frente a los usuarios ante cualquier reclamación.

Como las cosas habitualmente hay que demostrarlas voy a poneros un claro ejemplo, APITE sistematicamente realiza cursos de reciclaje, las empresas afiliadas en nuestra asociación son 400, con un potencial de profesionales superior a los 1000 técnicos, durante los últimos años he realizado un seguimiento de los alumnos que asisten a nuestros cursos, puedo demostraros que no pasamos de los 50 alumnos que realmente asisten sistematicamente a los cursos que se imparten en nuestra asociación y siempre son los mismos, salvo raras excepciones son gente con edades comprendidas entre los 20 y 35 años, el resto asume de forma callada su situación, aunque estos son luego los que de alguna forma manifiestan su descontento e impotencia de manera mas alterada.

La forma de actuación de las diferentes multinacionales frente a la problemática global de nuestro sector es muy dispar, las hay con clara vocación hacia el inmovilismo (las cosas ya están bien como están) tienen extensas redes de servicios técnicos que solventan los cada día más largos periodos de garantías a unos precios ridículos, pero eso si, juegan con la creencia popular de nuestros servicios que el gestionar un servicio técnico oficial da un prestigio de verdadero profesional, además son los mejores clientes de la multinacional puesto que desde los precios abusivos de cualquier componente pasando por el consumo constante de los diferentes utillajes necesarios para las reparaciones e incluso por el previo pago de los teóricos cursillos de reciclaje hacen de estos servicios sus mejores cliente.

Algunas multinacionales para enmascarar la problemática real desvían la atención de sus servicios hacia el teórico pirata, según ellos los culpables de su situación, son todos aquellos que no tienen servicios oficiales concertados, la contraseña a utilizar es la de "A los de APITE ni agua" (esta frase me consta como totalmente cierta), es lo del "chocolate del loro", tu eres muy bueno, los demás son unos chapuzas, lo verdaderamente impresionante es que encima intentan creerlo, cuando mas de un 95% de dichos servicios no viven exclusivamente de su marca, o marcas (pueden llegar a representar entre 1 y 10 marcas), a la hora de la verdad reparan cualquier producto que asoma en su establecimiento y a partir de este argumento la problemática real es como la de cualquier servicio, con el agravante de que deben adaptar sus estructuras a los caprichos de sus "salvadores" a cambio de unos ingresos de hambre.

Los problemas más frecuentes detectados a consecuencia de la baja rentabilidad, es la fuga de técnicos de servicios de élite con un amplio historial y experiencia, hacia otros sectores de la electrónica con unas perspectivas de futuro más interesantes, luego son los responsables de dichos servicios los que se quejan que no encuentran técnicos con experiencia, por cierto comprendo perfectamente dicha migración cuando su esfuerzo no es razonablemente compensado.

Es cada día mas acusado el mal estar entre los "Servicios Oficiales", su gran espina es el importe que cobran por las garantías, pequeños grupos intentan organizarse para buscar alguien que pueda representarles frente a sus multinacionales, pero delante de los diferentes intentos que se han producido donde la mayoría quieren mantenerse en el anonimato por miedo a las represalias, se llega a la conclusión de que es una guerra que tienen perdida de antemano, el desconcierto es tal, que no aceptan la intervención de las diferentes asociaciones del país, ni son capaces de formar un órgano de gestión que pueda representar sus propios intereses.

Toda esta inquietud de alguna forma se refleja en algunas iniciativas que se están realizando de forma piloto en nuestro colectivo, determinadas provincias estas formando sus propias multinacionales, el tema es la agrupación de diferentes servicios en macro-talleres, aunque es un tema novedoso me consta que la experiencia hasta hoy no es excesivamente positiva, nunca he pensado que pueda terminar bien el colocar un montón de gallos en el mismo gallinero.

Me gustaría como conclusión final de este articulo la intención de reflexionar sobre nuestra realidad, se que es dificil aceptar según que situaciones, pero se debe intentar que como siempre el destino final no sea el de la clásica selección natural. De forma individual es totalmente imposible la canalización de cualquier problemática en cualquier sector, nuestra asociación esta abierta al diálogo con cualquier grupo de opinión.

Santiago Aldeguer Roca